Un bypass para Talca. Una nefasta “decisión”

24 Octubre 2018   7981   Opinión   Juan Carlos Díaz Avendaño
Columnista Diario El Centro Juan Carlos Díaz Avendaño
Juan Carlos Díaz Avendaño

Alcalde Municipalidad de Talca

“Ya está tomada la decisión de hacerlo. Todavía no tenemos trazado el diseño. Pero la resolución es abordar el tema de acceso a Talca con esta modalidad vial (bypass)”. Esta fue la declaración del ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, a un diario regional para referirse a las obras que incluyen la nueva licitación de la ruta 5 Sur, en el tramo Talca-Chillán. Una “decisión” que me desconcierta por completo y que rechazo contundentemente.
Nuestra comuna atraviesa un problema histórico de conectividad vial de oriente a poniente, debido a la constante expansión de la ciudad, además del incremento poblacional y automotriz que ha traído consigo el crecimiento económico de Chile en los últimos años.
Las autoridades nacionales observan al país desde la capital, y parecen olvidar por momentos el inmenso territorio que representa el resto de las regiones de Chile, entre las que está el Maule, con Talca como su principal urbe.
En la actualidad nuestra ciudad está prácticamente cortada en dos, por la línea férrea y la Ruta 5, y tenemos muy pocos pasos a desnivel. Ante este problema, realizamos en nuestra comuna un proceso de participación de dos años, que tenía como objetivo principal escuchar a los vecinos y realizar propuestas a las autoridades, principalmente al Ministerio de Obras Públicas (MOP).
Nosotros planteamos al ministerio que, ante el nuevo proceso de relicitación de la ruta 5 Sur, teníamos la oportunidad de generar mejores accesos a la ciudad. De hecho, la Cámara Chilena de la Construcción propuso un proyecto que permite encajonar la vía con cuatro pasos a desnivel para mitigar o resolver el problema histórico de la congestión vial. También se planteó el ensanchamiento del puente a la altura del sector El Tabaco y, además, crear una tercera pista. Todos, elementos necesarios para mejorar los problemas que quedaron pendientes en la concesión anterior, y la respuesta del MOP fue acogida de forma positiva.
Pero, para sorpresa nuestra, el ministro Fontaine difundió a través de la prensa que “ya está tomada la decisión” de construir un bypass, a tan solo seis meses de licitar el proyecto y sin saber aún en qué lugar exactamente sería construido. Eso, en simples palabras, se llama improvisar.
El proyecto parece ser una ocurrencia que responde a una medida economicista, que va a costarnos -según palabras del ministro- unos 500 millones de dólares. Una vía alterna que perjudicaría seriamente a Talca.
¿Por qué?, muchas son las razones, y prefiero enumerarles las más importantes:
- Divide a nuestra ciudad.
- No va acorde al desarrollo urbanístico de Talca.
- Los recursos que se ocuparían en mejorar la actual ruta 5 Sur se irían al bypass.
- Es una solución provisoria, ya que en el corto plazo los nuevos loteos llegarían hasta esta vía.
- Va en total oposición en la intención de unión de las comunas Talca-San Clemente.
- Ocuparía terreno agrícola y lo fragmentaría.
- Es una ruta más larga, y lo más probable es que los vehículos sigan pasando por la ruta actual.
- Perdería prioridad la construcción de las cuatro conexiones oriente-poniente de la comuna.
Solucionar este problema en el corto, mediano y largo plazo no solo representa un desafío público-privado decisivo en cuanto a la inversión que se requiere, sino también en cuanto a una buena gestión que permita utilizar de manera eficiente la infraestructura disponible.
Como alcalde de Talca buscaré todas las herramientas legales para exigir que se nos respete como ciudad. Cuando pensamos en la Ruta 5, no solamente tenemos que tener en mente la conectividad del país, que es importante, sino saber que esta ruta fue construida con muchas precariedades y dejó muchas cosas pendientes.
No podemos olvidar esas cosas y trasladarnos hacia otro lado que, a lo mejor, va tener las mismas precariedades y seguiremos con los mismos problemas. He instado a todas las fuerzas vivas, a parlamentarios, al intendente, a universidades, colegios de arquitectos e ingenieros, a los vecinos y a los medios de comunicación a que no permitamos que esto ocurra en nuestra ciudad.
El proyecto de bypass en la ruta 5 Sur solo representa efectos negativos para Talca. Antes de que sea demasiado tarde, debemos conseguir que no se concrete esta decisión del MOP y que el dinero previsto se dedique al mejoramiento de la actual ruta 5 Sur y sus accesos en nuestra comuna. Puede que esta lucha sea similar a la de David contra Goliat, pero recuerden que David ganó la batalla.