Un mundo difícil de conquistar

08 Septiembre   398   Opinión   Abraham Santibáñez
Columnista Diario El Centro Abraham Santibáñez
Abraham Santibáñez

Secretario General Instituto de Chile

Pese a que está en su segundo mandato, el Presidente de la República está comprobando, como si fuera un novato, que el ejercicio del poder nunca es fácil. 

Ante este cuadro, el Presidente Sebastián Piñera ha reaccionado despegando una activa agenda en materia internacional. Se apoya en la buena imagen de nuestro país. Un ejemplo sobresaliente fue la invitación a la cumbre del G-7 en Biarritz.

Allí tuvo un trato deferente, tanto en lo personal (fue el caso del matrimonio Macron) como en lo político: le encargaron coordinar la ayuda europea a Brasil por los incendios en la Amazonía.


Aunque no le ha ido mal, no tuvo el éxito esperado. La piedra de tope fue la desconfianza de Jair Bolsonaro acerca de las verdaderas intenciones de la oferta.

El asunto se puso peor tras la airada reacción del Presidente brasileño ante las palabras de Michelle Bachelet sobre los Derechos Humanos en su país.


En suma, en vez de mejorar las relaciones con Brasil, país al cual el gobierno de Piñera le asigna una gran importancia, el panorama se ha hecho cada vez más turbio.


No es la única dificultad en este esfuerzo por lograr un mejor posicionamiento internacional. El choque de opiniones entre un diputado y un embajador ha generado una crisis sin precedentes con China.

El habitualmente llamado “gigante asiático” es el principal socio comercial de Chile y se espera que su máxima autoridad, el Presidente Xi Jinping esté presente en el encuentro de la APEC a fines de año. Su presencia es vital para asegurar el éxito de la reunión.


Este complejo balance de puntos favorables y negativos empezó meses antes.


A comienzos de año, el presidente Piñera viajó a Cúcuta cuando todo parecía indicar que los días de Nicolás Maduro estaban contados. Pero no fue así.

 

Maduro, evidentemente debilitado, sigue en el poder y la aspiración del Presidente encargado, Juan Guaidó no se ha cumplido. Tras el fracaso de la entrega de la ayuda humanitaria en la frontera, el Jefe de estado chileno insistió en que “la dictadura” de Nicolás Maduro “tiene sus días contados”.


Como se sabe, hasta ahora el anuncio no se ha cumplido.