Martes, 13 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil

Opinión

Una sociedad sin Dios

Sergio Rodríguez Varela

Consejo de Pastores

La sociedad en la nos desenvolvemos se hace cada día más  peligrosa  para vivir en ella.  El fenómeno de la violencia no solo está presente en la delincuencia, la cual crece cada día, sino que también se manifiesta en la gran mayoría de los estamentos de esta. Es así como tenemos  corrupción, abusos a todo nivel, falta de justicia, especialmente la social.  Es tanta la perversidad humana a la que  hemos llegado que tanto el afecto natural como el amor han ido desapareciendo. Es como dijo Jesucristo   Mateo 24:12 “por haberse multiplicado la maldad,  el amor de muchos se enfriará”.

Como botón de muestra está la reciente aprobación por parte de la Cámara de Diputados del proyecto de ley del ejecutivo que despenaliza el aborto (en otras palabras, lo legaliza). La barbarie como lo es el aborto, contrasta totalmente con el instinto animal. Recientemente los noticieros mostraron como una perrita sepultó a sus cachorros para salvarlos de morir calcinados por el fuego. Que lección nos ha dado el mundo animal.

Ante tal panorama, debemos preguntarnos: ¿Por qué hemos llegado a este estado? Si respondemos con sinceridad, es porque los actuales pensadores, los constructores de esta sociedad, me refiero en especial a los políticos progresistas (están en todas las bancadas) plantean un humanismo sin Dios. Los partidarios de este tipo de filosofía, piensan que Dios es un freno al progreso y al bienestar, es por ello que se han obsesionado en eliminar los valores de la conciencia y de la fe y muy en especial de los principios y valores cristianos.

Quienes piensan así, olvidan que (lo quieran aceptar o no) el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1: 27  “Y creó Dios al hombre a su imagen,  a imagen de Dios lo creó;  varón y hembra los creó). Todo intento de borrar de la conciencia humana la  existencia de Dios, es simplemente un imposible, siempre habrá algo que les recordara en su interior, su eterna existencia.

Muchos de los impulsores de este tipo de filosofía humanista, olvidan el cómo se han desarrollado  a través de los siglos las diferentes culturas y sociedades. Cuando éstas respetaron lo que Dios ha creado y formado, muy en especial para la multiplicación de la especie humana, esas sociedades fueron bendecidas en todos los planos.  Por el contrario, cuando ellas decidieron emanciparse de Dios, simplemente caminaron hacia su propia destrucción. 

Cuando el hombre decide erradicar a Dios o ignorarlo, es porque  pretende asumir una condición de ser superior a la que ha sido creado. Cuando se asume esta condición, entonces los efectos se manifiestan a través de una  actitud egoísta y de  avaricia que busca complacer sus propios intereses personales.

El mundo necesita a Dios para avanzar, de lo contrario,  solo es una sociedad en caos y tinieblas. Es como lo dice el Génesis 1: 2-3 “Y la tierra estaba desordenada y vacía,  y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo,  y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz;  y fue la luz”. Al mirar los versículos siguientes, encontramos que Dios, no solo trajo la Luz y el Orden sino a la vez creó lo que faltaba, y cada paso de su creación, dice la biblia “era bueno”.  Estimado lector, quien quiera que sea Ud. “no se puede vivir en una sociedad sin Dios”.  

Volver a opinión

Comentarios