Familia de joven hallada muerta en el río Claro:

“No tenemos apellidos honorables para que se haga justicia”

Parte de la familia duda que el caso se esclarezca completamente, porque es, afirman, lo que suele pasar con la gente pobre.

09 Enero   4849   Policial   Diario El Centro
“No tenemos apellidos honorables para que se haga justicia”

TALCA.- Las calles de la población del norte de Talca, por donde solía pasar “La Negra” saludando alegremente, estaban tan silenciosas como cualquier mañana de martes, pero con un mensaje simbólico colgando de las puertas de las casas: globos blancos flotando en las rejas, que hablaban de solidaridad con el dolor de una familia que perdió a la menor de las hijas, quien fue hallada muerta en el río Claro, atada de manos y con una lesión en el cráneo.
Más allá de las despedidas simbólicas, para quienes la conocieron, digerir la desgracia era difícil de aceptar. “Hasta que no la veamos llegar no lo vamos a creer”, comentaba una vecina, todavía eclipsada por la muerte de la jovencita que vio crecer en el barrio, vestida siempre con sonrisa generosa y contagiando a todos de su simpatía. Tanta era su energía jovial, describió la vecina, que con hablarle los habitantes más antiguos del sector se sentían rejuvenecidos.
“Aquí la querían todos. Por eso, nos sorprendió mucho cuando nos enteramos de lo que había pasado. Cuando conversabas con ella ni si quiera te decía un garabato, era muy señorita. Jamás fue atrevida”, contó otra residente del pasaje más próximo a la residencia de la joven.

DE MUCHOS AMIGOS
Por sociable y extrovertida, “La Negra” era muy conocida dentro y fuera del sector. Sin embargo, no todos estaban para acompañar a los dolientes.
“Era de muchos amigos, pero en este momento estamos con los que nos criamos”, afirmó la misma joven que ayer por la mañana se dedicó palabras de despedida a su amiga en una pared.
De alguien como ella, que “nunca estaba apagada” y que por estos días había expresado intención de reanudar sus estudios de enseñanza media, resulta difícil creer que alguien pudiera atarla de manos, asesinarla y lanzarla a un canal de agua. “¿Cómo puede ser alguien tan mala gente de ensañarse con una muchacha tan joven?”, se preguntaban en el sector.

LA JUSTICIA EN DUDA
Cuando los parientes de la joven asesinada vieron en las redes sociales la noticia del hallazgo del cuerpo de una mujer en la orilla poniente del río Claro, a la altura de las calles 12 y 14 Norte, nunca pensaron que se trataría de la misma integrante de la familia de la que no tenían pistas desde el 25 de diciembre en la tarde. De ella, que salía de fiesta como es común a su edad -mencionó la tía-abuela de la muchacha- no esperaban un final así.
Su muerte, dijo el abuelo paterno de la víctima, no debe quedar impune. Con el deseo de luchar para que se esclarezca el caso, los dolientes también arrastran el peso de la duda sobre la justicia en el país.
“¿Vamos a pedir justicia? -se preguntó la señora-. Somos pobres. Como familia, ¿quién nos va a tomar en cuenta? No tenemos apellidos honorables ni tenemos grandes empresas para que nos hagan caso. A los pobres no nos toman en cuenta”.
Para ellos, impactados y afligidos por el suceso que hoy los enluta, el retardo en la entrega del cuerpo era una señal para dudar sobre la actuación de los organismos de seguridad. “Nadie nos va a tomar en cuenta, por no tener dinero. Si lo tuviéramos, ya la estaríamos velando, pero no es así”.
Esta no sería la única pérdida trágica de la familia. Antes, otra hermana falleció, presuntamente, en un episodio de violencia intrafamiliar.
Marlyn Silva

LOS MAS VISTO
...
Confirman perpetua simple para asesino de carabinero

19 Septiembre a las 09:00   17158  
...
Importante golpe al abigeato en Curicó

18 Septiembre a las 11:00   7500