El miércoles pasado se inauguró exposición sobre su vida en Inacap Talca

Homenajean a Luis Aníbal Cerda, el artista talquino rechazado por las galerías

Protagonista de numerosas performances junto a la artista visual Francisca Burgos, falleció hace poco en la calle. Su recuerdo está muy presente en quienes lo conocieron, siempre deambulando por la capital regional y más recientemente en San Javier.

28 Julio   726   Cultura   Daniela Bueno
Homenajean a Luis Aníbal Cerda, el artista talquino rechazado por las galerías

Por muchos años Luis Aníbal Cerda Salcés (1962-2019) deambuló por las calles de Talca. Para algunos jóvenes inquietos de las décadas del 2000-2010 este hombre llamó la atención, se acercaron y descubrieron en él algo más que la historia de una persona que por su enfermedad, esquizofrenia, llegó a vivir en situación de calle.


Con estudios en Matemáticas y en Filosofía, Luis Aníbal presentaba una amena charla a aquellos jóvenes que luego de diversa forma, encontraron en él una inspiración para sus propios trabajos artísticos.
Una de aquellas personas, la artista visual Francisca Burgos, organizó junto a la Asociación Mezclados, una exposición en homenaje a Luis Aníbal en el hall de acceso a Inacap Talca, titulada “Desde lo privado/intenciones de comunicación desde aspectos simbólicos”. El miércoles pasado, junto a la inauguración, se realizó también un conversatorio que contó con la participación de la mencionada artista más el doctor en Filosofía, Rodrigo Núñez.

 

RECHAZADO POR
LAS GALERÍAS
“Lo conocí el año 2008, cuando yo estaba regresando a Talca. En ese tiempo estaba haciendo muchos seguimientos de videos de diferentes personas, yo vivía cerca de la 1 Sur y él transitaba por ese lugar, entonces me fue como muy fácil comenzar a seguirlo con mi cámara”, recuerda de los comienzos Francisca Burgos.
En su búsqueda de personas que de alguna forma habitaban “un paralelo de ciudad” pronto comenzó a hablar con él y empezaron a intercambiar opiniones acerca de pensadores como Heidegger y Walter Benjamin. Después dieron el paso de hacer performances juntos.
En toda esta búsqueda artística formaron, ellos dos más Marcela Larenas, un grupo denominado “Malogrupo”. Esas performances que a veces eran grabadas las llevaron a algunas galerías de arte de Talca. “Tuvimos algunos intentos de que Aníbal llegara a estas galerías, pero era muy difícil, era muy rechazado por el común de las personas”, dice Francisca. Incluso recuerda que una vez fue expulsado por el personal de una galería sin saber que él era uno de los autores de la muestra.
A pesar de ello, Francisca explica que “yo con esta exposición no busco encasillarlo de alguna manera. Si bien él en alguna exposición se nombró como artista, mi principal intención es hacer un homenaje a esta persona que existió y que lamentablemente falleció el mes pasado, y que generó una memoria colectiva en muchos habitantes de esta ciudad”.

 

UN ARTISTA AUTODIDACTA, PERO INVISIBLE
Tanto por lo sucedido en la galería, y también en una intervención artística que debía tener lugar en la Iglesia La Matriz de Curicó, donde tampoco fue aceptado, Luis Aníbal siempre se sintió “invisible”.
Esta marca que llevan las personas que viven en la calle también se dejó sentir en sus últimos días, cuando estando en San Javier era sacado de los lugares donde se refugiaba. Francisca Burgos dice que la última vez que lo vio fue una noche lluviosa de este invierno en las afueras del Teatro Municipal de esa comuna, y ella misma debió intervenir para que los Carabineros lo dejaran permanecer allí, bajo techo.
“Finalmente sentimos la necesidad de hacer esta exposición como una forma de agradecimiento por todo el tiempo que pasamos con él como artista, como un artista autodidacta de la calle”, concluye Francisca.

LOS MAS VISTO