“La nave imaginaria es choriflai”

Obra de teatro invita a los niños a desconectarse del celular

Mañana se presenta en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca esta creación de la compañía Walymai basada en el popular personaje de Papelucho.

24 Julio   645   Cultura   Daniela Bueno
Obra de teatro invita a los niños a desconectarse del celular

La imagen del Chavo del Ocho golpeando tarros, haciéndose la ilusión de que eso era una batería musical, es a la que recurre el actor y director de la compañía Walymai, Mauricio Cepeda, para ilustrar el espíritu de su última creación colectiva, “La nave imaginaria es Choriflai”, que presentarán mañana jueves en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca (2 Norte 685).


En estricto rigor es un reestreno, que nace de la propuesta “Papelusho en colores es choriflai”, que han estado presentando todo este año en diversos escenarios. En aquella, y en esta nueva versión modificada, la base de la trama es la misma: un grupo de niños se encuentra un carro de supermercado, y se ponen a trabajar en la idea de hacer una nave espacial que los lleve al planeta donde vive Papelucho.


Este empeño infantil que da cuenta del juego como era antaño: en la calle, con los amigos, y con lo que se encontraba a mano; es lo que se resalta en la obra. “Hoy ves Toy Story u otras películas, y están llenas de efectos especiales, esto es igual, pero de mentira. Como lo hacía el Chavo del Ocho. Es como muy ‘niños por favor suelten el celular, tomen un tarro y ármense su nave’. Así jugábamos antes, en los 80’. Queremos tratar de decir eso, que sería hermoso volver al juego en la calle. Algo tan inocente”, comenta Mauricio Cepeda.
Este prodigio de hacer mucho con poco tiene también su correlato en el propio trabajo teatral de la compañía Walymai, que ha creado este espectáculo bajo las mismas circunstancias: “teníamos las ganas de hacer teatro pero no teníamos Fondart, no teníamos plata, entonces partió de decir ‘igual vamos, tenemos que hacer una obra de teatro’, y tomamos este personaje (Papelucho, o “Papelusho”, en la obra). Pero la necesidad económica de la compañía nos obligó a ser creativos, y al final terminamos trabajando con pura chatarra, con neumáticos, con un colgador de ropa, con un carro de supermercado”, explica su director.
“Estamos trabajando con detalles del teatro para niños y niñas para hacerlo mágico. Sin perder esa poesía del cuento antiguo. Como una cajita de teatro, eso es lo que queremos lograr”, concluye.

 

TEATRO FAMILIAR
DESDE EL CORAZÓN
“La nave imaginaria es choriflai” llega a sumarse a la cartelera de espectáculos de las vacaciones de invierno, donde las opciones se hacen pocas para sacar a los niños a ver algo diferente.
Para la compañía Walymai es valioso que desde Extensión de la Universidad de Talca se otorgue el espacio al teatro familiar. “’Bacán’ que haya harto teatro en la región y en Talca, pero también no hay que descuidar que hay que ir creando audiencias, y al público infantil hay que entregarle un teatro de calidad. Esta es una apuesta bien humilde pero muy de corazón. Desde la humildad rescatamos el papel del reciclaje, la obra está llena de reciclados; de la integración”, dice Cepeda.
En esto último cumple un papel importante la actriz francesa Oriane Hooh, que se encuentra realizando una residencia con la compañía. Por ello en partes de la historia hay texto en francés, pero que se traduce al español.

LOS MAS VISTO