Este feriado estuvo abierto

Un esplendoroso día recibió a los visitantes al faro Carranza

Al emblemático lugar situado en la comuna de Constitución llegó gran cantidad de personas que pudieron conocer más de su centenaria historia, y de su presente.

22 Mayo   983   Cultura   Daniela Bueno
Un esplendoroso día recibió a los visitantes al faro Carranza

CONSTITUCIÓN.- Entre los múltiples atractivos de la Perla del Maule sin duda el faro Carranza ocupa un lugar destacado. La centenaria estructura de fierro pertenece a la Armada, pero está emplazada en un lugar al cual se accede a través de un camino de tierra que atraviesa un predio privado. Por eso cuando alguien logra llegar al faro, se le recibe, pero durante el año eso no pasa muy a menudo.

 


En las ocasiones en que se anuncia su apertura al público, los portones se abren y personal municipal llega a controlar el acceso. Ayer fue uno de esos días, y para todos quienes quisieron pasar un 21 de mayo empapado en la vida marítima visitando el faro, fue un día perfecto.

 


De partida el clima acompañó con un esplendoroso sol, que hacía que las “selfies” salieran con un hermoso cielo azul y el mar de fondo. Y el viento que habitualmente corre muy fuerte, también en esta ocasión fue bastante más amable.

 

 

EL CENTENARIO FARO
Se estima que al menos dos mil personas llegaron a pasar el día al faro Cabo Carranza. Podría haber sido más alta la cifra. Otras veces han logrado tres mil visitas.

 


Para llegar hasta el faro se toma el camino que une Constitución con Chanco, y por los arreglos que se están haciendo al inicio de la ruta es al comienzo un poco complejo. Sin embargo, vale la pena, por varias razones.

 


El faro en sí de partida, tiene un gran valor histórico. Entró en operaciones en 1895; sin embargo, su estructura de fierro actual fue construida en 1930. Desde entonces ha prestado un invaluable servicio de ser una guía para los marinos, pero además, es una estación meteorológica.

 


Para mantenerlo operativo, vive allí un cabo de la Armada junto a su familia. El día de ayer todos estuvieron muy ocupados. Su mujer friendo y vendiendo sopaipillas a los paseantes; y el cabo respondiendo preguntas, sacándose fotos con los niños, y vigilando que nadie subiera las escaleras del faro. Finalmente, su pequeña hija estuvo también dando vueltas, socializando con otros niños, como pocas veces tiene oportunidad.

 


En la pared que circunda al faro, la Municipalidad de Constitución tuvo la buena idea de colocar láminas con información acerca de las particularidades geográficas que han hecho famosa a la costa maucha, sobre los naufragios que se han producido en esa zona, y también de la historia misma del faro.

 


Esto, y la magnífica vista del Océano Pacífico, más el ecosistema que se reúne en una laguna adyacente es lo que pudieron observar los presentes. Junto con las infaltables fotografías, fueron muchos los que se sentaron un buen rato en los bordes de la meseta y simplemente meditaron con la vista perdida en el infinito.

 

LOS MAS VISTO