Opciones del mercado

Leaseback de inmuebles es la nueva tendencia de las pymes para poder financiar sus negocios

La estrategia se ha convertido en una tabla de salvación para los emprendimientos que, en determinados momentos, no cuenten con la liquidez necesaria para materializar sus ideas.

29 Julio   1169   Economía   Michel Hechavarria
Leaseback de inmuebles es la nueva tendencia de las pymes para poder financiar sus negocios

En tiempos donde las pequeñas y medianas empresas se les hace más difícil salir adelante, la inversión en activos fijos pudiera ser una operación para favorecer la liquidez que sustenten las ideas que intentan llevar adelante los emprendimientos más modestos, convirtiéndose en la actualidad en una tendencia muy recurrente.


Sobre esta tendencia, Diario El Centro conversó con Francisco Goycoolea, gerente comercial de CFC Capital.

 

Por la necesidad de contar con un espacio físico -en gran parte de los casos- las pequeñas y medianas empresas adquieren inmuebles donde se establecen. ¿Cuánto incide este gasto en las aspiraciones de estos emprendimientos en salir adelante?
“El grado de incidencia está directamente relacionado con el porcentaje del ingreso mensual que represente el pago de la cuota mensual por dicho inmueble. Por eso es tan importante elegir el producto adecuado de financiamiento para lo que se está buscando. En el caso de un inmueble sería absurdo y fatal financiar su compra con una línea de crédito a un año, ya que la carga financiera mensual sería tremenda y, ante cualquier problema económico, lo más probable es que no se pueda cumplir y la empresa termine cerrando. Lo más conveniente es un leasing, por el plazo y por todo el beneficio tributario que este tiene”.

 

Este tipo de inversiones, ¿representan gastos significativos para las pequeñas y medianas empresas?
“Lógicamente la inversión de un activo inmobiliario es una gran inversión y representará un gasto importante, pero lo fundamental es ser muy acucioso y profesional en el cálculo de los flujos de caja e ingresos que se tendrán en el negocio. De esta manera, se tendrá claro cuánto se puede pagar por una inversión así y después con esta información clara se busca el producto adecuado y el plazo correspondiente que permita adecuarse a lo que se puede pagar. Así ese gasto será mucho más fácil de cubrir mensualmente”.

 

Teniendo en cuenta la caída de los créditos hipotecarios con estos fines, ¿cuánto impacta este nuevo escenario en la intención por parte de las pymes de adquirir inmuebles? Y, ¿ha aumentado este tipo de operaciones de compra de inmuebles por parte de las pequeñas y medianas empresas?
“Cuando se crea una pyme la mayoría de las veces el problema más grande es la disponibilidad de capital, pero si se tiene la suerte de contar con los fondos para pensar en adquirir un inmueble -ya sea al contado o con financiamiento- no parece ser una mala idea si se busca un buen inmueble y que tenga posibilidades de plusvalía. Esto puede ser una excelente inversión y a la hora de tener algún problema financiero podría ser el mejor salvavidas. Hablar de un aumento en este tipo de operaciones hoy yo diría que no, si hay una visión de que, la adquisición de un inmueble puede ser una buena inversión, considerando la alta plusvalía que han tenido los inmuebles este último tiempo. Al final debe evaluarse caso a caso todas las inversiones, elegir el producto adecuado y no estresar los flujos e ingresos tomando demasiado endeudamiento”.

 

En caso de que estas pymes no se sostengan por encima de un punto de liquidez, ¿estos inmuebles pudieran figurar como una tabla de salvación para solventar algunas deudas?
“Efectivamente. En momentos de estreches de liquidez es el momento de reestructurar sus pasivos y bajar la carga financiera mensual con una operación de leaseback (compraventa con posterior arrendamiento) sobre su activo inmobiliario. De esta manera su pago mensual disminuye y logra la liquidez que requiere para pasar este momento. Uno de los problemas que tienen las pymes hoy es que -por desconocimiento o falta de asesoría- se financian inversiones de largo plazo con pasivos de corto plazo. Por ejemplo, una maquinaria con línea de crédito, puede ser que en un momento funcione esta fórmula, pero al menor indicio de baja en la actividad económica se estrechará la caja y se hará evidente que este tipo de inversión debe ser financiada con un pasivo de largo plazo”.

 

¿Existe alguna tendencia al alza en alguna de estas variantes por las que ha optado las pymes en cuanto a la utilización de activos fijos como los inmuebles para mantenerse en un punto de liquidez? Y ¿Cuáles pudieran ser el impacto de estas tendencias a mediano o largo plazo?
“Como lo mencionamos anteriormente, el leaseback y su uso se incrementan en periodos de baja actividad económica como el que estamos pasando ahora. Son estos los momentos donde se estrecha la caja y disminuyen los ingresos por la carga financiera que antes era más soportable, hoy se hace muy pesada y necesariamente se deban buscar maneras de disminuirla al mínimo posible para pasar estos duros momentos.
Como impacto de esta tendencia en el mediano o largo plazo, debiéramos observar pymes mejor estructuradas en sus fuentes de financiamiento y, por ende, mejor preparadas para enfrentar momentos duros de la economía”.

LOS MAS VISTO