Día internacional de la mujer indígena

El problema es que se les ha estigmatizado como un subsegmento de las mujeres. Sin embargo, ellas son mujeres y deben gozar de los mismos derechos que cualquier persona de su género.

05 Septiembre a las 23:28   104   Editorial   Gustavo Alvarado

En medio de la insurgencia de los pueblos indígenas de los Andes, liderados en igualdad de condiciones de mando por el caudillo Túpac Katari y su esposa Bartolina Sisa, por el año 1781, la mujer cayó presa del enemigo.


Bartolina, quien había nacido en Cuzco 28 años antes, fue violada, golpeada, torturada y por último ahorcada el 5 de septiembre de 1782. Esta mujer, que se dedicó en su vida principalmente a sus labores en el telar, pasó a la historia como una de las mujeres indígenas más valientes, inquebrantables e insobornables que existió en el continente americano.


La fecha de la muerte de Bartolina fue elegida para instaurar el Día Internacional de la Mujer Indígena, cuya celebración nació durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América reunido en Tihuanacu, Bolivia, en 1983. La idea era dar reconocimiento a todas las mujeres indígenas valientes que han jugado y seguirán jugando un rol importante en la supervivencia de la cultura de sus tribus, así como su lenguaje y fuerza de carácter.


Actualmente, se calcula que solo en Latinoamérica existen alrededor de 522 pueblos indígenas y que en total la población sumaría 42 millones de personas. De ese gran número redondo el 59% son mujeres, es decir, más de la mitad; y, sin embargo, son el sector más oprimido tanto de la sociedad tribal como de la sociedad en general.


En Chile, según el Censo de 2017, un 12,8% de las personas que respondieron en el conteo se considera perteneciente a algún pueblo indígena u originario, es decir, 2 millones 185 mil 92 personas. De esta cifra, 50,7% son mujeres.


En este contexto, la evidencia es que la mujer indígena actualmente sufre una triple discriminación: la primera se debe solo a su género; la segunda discriminación se debe a su condición de indígenas; y la situación empeora con el tercer nivel de discriminación, que es la pobreza.


Por ello, una de las mejores formas de conmemorar este día es propiciar la igualdad de derechos de estas mujeres en todo el mundo y, evidentemente, en nuestro país y región. El problema es que se les ha estigmatizado como un subsegmento de las mujeres. Sin embargo, ellas son mujeres y deben gozar de los mismos derechos que cualquier persona de su género.


Otra forma de celebrar este día, es con la invitación a conocer más de la cultura indígena del país y descubriendo el papel que han jugado las mujeres dentro de esa historia. ¿Cuántas mujeres indígenas de nuestro país han cumplido labores fundamentales para la preservación de su cultura y lamentablemente la historia las ha ido dejando de lado, tanto por ser mujeres y más aún por su condición de indígena?