Manuel García en concierto

El regreso de un caminante - amigo siempre bienvenido

El cantante nacional se presentó el jueves pasado en el Teatro Astor de Talca reeditando lo que es ya casi un ritual. Una más de muchas visitas que ha hecho a esta región, donde los devotos de su música siempre lo reciben con cariño.

31 Agosto   771   Espectáculos   Daniela Bueno
El regreso de un caminante - amigo siempre bienvenido

Como esos parientes o amigos que llegan de visita como una vez al año, y su presencia siempre es un hito en medio de la rutina porque alegran la existencia con sus regalos, mimos e historias. Así más o menos se ha ido forjando la relación del cantautor Manuel García con la ciudad de Talca.
El artista ariqueño ha venido cuatro veces a la capital regional en los últimos cuatro años (antes también vino unas cuantas veces, más espaciadas). El 2016; el 2018 para presentar su disco “Harmony Lane”; y en mayo de este año en compañía de Pedro Aznar en la gira “Abrazo de Hermanos”. La última vez fue el jueves pasado en el Teatro Astor; esta vez la gira se llama “Caminante”.


En cada ocasión un gran marco de público llega para escucharlo. Y ya se va haciendo costumbre disfrutar con sus canciones, y dejarse guiar en un recorrido que se va delineando también por las reflexiones e historias que hace entre tema y tema.

 

NOSTALGIA Y
RECUERDOS
Antes del tema “La gran capital” Manuel contó cuando llegó a Santiago y “no sabía cómo subir a las escaleras mecánicas, ni cómo colocar el boleto para usar el metro”.
“Llegué a Santiago provinciano y Martín Rivas salió a mi encuentro”, comenzó a cantar a continuación, detonando quien sabe cuántos recuerdos en los muchos “Martín Rivas” que alguna vez llegaron a estudiar a la capital desde Talca.
Es que la propuesta era que este recorrido fuera el del propio artista; pero también con una continua invitación a que los asistentes pudieran -a través de sus canciones- hacer las propias evocaciones de la historia personal. Recorrer internamente los propios “caminos” a los que alude el título de la gira.
Cabe recordar que Manuel García cuenta con más de dos décadas de trayectoria, por lo que para muchos fue también recordar canciones que probablemente forman parte de la banda sonora de la vida.

 

LA POESÍA Y LA COMPLICIDAD
Buen sonido e iluminación en el escenario del viejo teatro Astor, donde encajaban perfectamente bien los equipajes antiguos que sirvieron de escenografía para el espectáculo. Una banqueta y una silla estaban dispuestas también para los distintos momentos. El cantante se movía de un punto a otro.
En el centro del escenario tres guitarras. “Siempre me preguntan por qué tengo tantas guitarras”, dijo en algún momento, y se lanzó luego a explicar que cada uno de sus instrumentos tiene una personalidad distinta y algunas son más “chillonas” y las usa en las canciones más rockanrolleras; y otras son más graves y las prefiere para los temas más introspectivos. Y recuerda a continuación a Atahualpa Yupanqui que decía que en cada uno de estos instrumentos dormía el canto de los pájaros que se posaron en los árboles de donde se sacó la madera para su elaboración.


Así, las imágenes poéticas que son su marca estuvieron presentes en la música y también el relato. Mientras tanto el público encantado, responde con complicidad y cariño. Por ejemplo, cuando Manuel García interpreta el tema “Pañuelí” y surge un pañuelo blanco que alza una mano en la platea. Manuel lo menciona y el gesto es replicado de inmediato por algunos asistentes más.
La comunión entre artista y público también aparecía cuando en los primerísimos acordes o con las pistas que Manuel anticipa, la gente reconocía las canciones, dando paso a las expresiones de felicidad apenas surgían clásicos como “Alfil”, o la hermosa versión que el artista ha hecho del clásico de Francis Cabrel “La tinta de tus lágrimas”.

LOS MAS VISTO
...
Importante golpe al abigeato en Curicó

18 Septiembre a las 11:00   7044  
...
La nueva cara que tendrá el borde río Claro

15 Septiembre a las 10:00   6104