¿Y si volviera ella?

11 Agosto a las 19:47   536   Opinión   Juan Carlos Pérez
Columnista Diario El Centro Juan Carlos Pérez
Juan Carlos Pérez

Licenciado en Historia. Egresado de Derecho.

¿Y si, en uno de esos caprichos electorales, la ciudadanía decide que ella vuelva al poder?
Me refiero, por supuesto, a Cristina Fernández y a su eventual regreso al gobierno argentino, tal como quedó de manifiesto ayer, cuando en el país trasandino se efectuaron las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias, en que la dupla Fernández y Fernández (por el candidato presidencial Alberto Fernández y la candidata a la Vicepresidencia, Cristina Fernández de Kirchner) midió el apoyo ciudadano a su Lista, denominada “Frente de Todos”, al mismo tiempo que la otra lista “Juntos por el Cambio”, del actual Presidente y aspirante a la reelección Mauricio Macri, acompañado de Miguel Pichetto como postulante a la vicepresidencia, buscan legitimar su inusitada dupla.
Claro que las elecciones primarias de ayer no aportaron sorpresa alguna. Fuera de algunos pocos números fuera de lugar y pequeños porcentajes diferentes a los pronósticos, las dos listas, que no se enfrentaban entre sí y tampoco competían con rivales internos, consiguieron lo que ambas pretendían. Movilizar a sus adherentes, demostrar convocatoria y aprestar sus respectivas maquinarias y comandos electorales. Nada novedoso, excepto por un detalle.
Un detalle que sólo la literatura de ficción podría emular. Un panorama tan extraño como el que vivieron ayer los argentinos sólo podría ser parte del argumento de la mejor de las series políticas de televisión. Un Presidente que ha dedicado buena parte de su vida política a competir en contra del peronismo, se hace acompañar del jefe de los senadores peronistas (Pichetto) como candidato a la vicepresidencia. Y, en la otra vereda la ex Presidenta y viuda de Presidente Cristina Fernández, cede su opción presidencial a un antiguo colaborador, de quien se había distanciado políticamente hasta que sorprendió a todos en mayo, nominándolo como candidato, claro que reservándose la postulación vicepresidencial.
¿Volverá ella a gobernar? Considerando que nadie cree que, de ganar las elecciones, Cristina se conformará con un rol secundario, hay posibilidades ciertas que eso ocurra. Y con ello, Argentina batiría varios records, de seguro. Porque en el contexto de países que se toman en serio los principios democráticos es bastante inusual elegir como gobernante a una persona procesada por casos de corrupción. Y si el procesamiento se repite en 13 juicios diferentes y si de ello se derivan 7 órdenes de prisión preventiva, sólo frenadas por el fuero parlamentario que hoy detenta, Cristina saltaría todas las barreras vistas hasta el momento.
¿Podría, el eventual retorno de Cristina, detonar una suerte de oleada de regresos al poder?
No obstante que los sesudos análisis, que de seguro abundarán a partir de hoy, probablemente discurrirán en torno a las repercusiones internas de las primarias de ayer y los preparativos para octubre, no podrán evitar la tentación de proyectarlos un poco más allá de sus fronteras. Hacia Brasil, por ejemplo. Y hacia Chile, me temo.