Tras ser formalizado por abuso sexual impropio

Juez se negó a decretar prisión preventiva para sacerdote

Fiscalía de Talca exigió aplicar dicha medida cautelar por las agravantes de abuso de confianza, reiteración y deber de cuidado

09 Agosto a las 15:00   1535   Policial   Diario El Centro
Juez se negó a decretar prisión preventiva para sacerdote

Graves antecedentes reveló esta mañana la fiscalía de Talca durante la extensa audiencia de formalización de una investigación que comenzó el año pasado y que derivó, finalmente, en la imputación al sacerdote, Luciano Arriagada, como eventual autor del supuesto delito de abuso sexual impropio contra un menor de edad.

 

El caso criminal se discutió ante el juez, Víctor Rojas, del Juzgado de Garantía de Talca. La formalización estuvo a cargo del fiscal, Gonzalo Pino, mientras que el imputado fue representado por Joaquín García, abogado jefe de la Defensoría Penal Pública de Talca. El plazo de la investigación se fijó en dos meses.

 

Allí el fiscal presentó cargos criminales con las circunstancias agravantes de abuso de confianza, reiteración y deber de cuidado del imputado hacia la víctima, atendido su rol de religioso. En contraparte, la Defensoría cuestionó la formalización e incluso puso en duda la existencia del delito que sustentó los cargos.

 

Luego de un receso de media hora, el juez rechazó la petición de la fiscalía y optó por dictaminar dos medidas cautelares alternativas a la prisión preventiva, esto es, arraigo nacional y prohibición de acercarse a la víctima en cualquier circunstancia. El imputado abandonó el tribunal por una puerta posterior evadiendo a la prensa.

 

Tras ello, el fiscal comentó que “estamos en presencia de un delito grave, porque es un hecho reiterado y, además, se da la circunstancia especial de que estamos en presencia de una persona que forma parte de la iglesia y, por lo tanto, tiene una obligación fijada por ley. Por ello, estimamos factible la prisión preventiva”.

 

En contraparte, el defensor sostuvo que “el tribunal estimó que no hay elementos fundados para acreditar la existencia del hecho, es decir, todos los fundamentos de la fiscalía provienen de una sola fuente, que es la declaración de la presunta víctima, y ella no es suficiente para configurar el delito. Estamos conformes con la resolución”.

 

Por su parte, a través de un comunicado de prensa, el Obispado de Talca reiteró “su compromiso con la verdad y la justicia, con la esperanza de que estos procesos ayuden a mitigar el dolor de las víctimas y de toda la comunidad eclesial. Confiamos en los tribunales de nuestro país, esperando que se esclarezcan los hechos denunciados”,

 

También recordó que “las medidas cautelares adoptadas en este proceso canónico, a las que está sujeto el Pbro. Luciano Arriagada y que restringen el ejercicio público de su ministerio continúan vigentes”, precisando que el proceso penal administrativo también se encuentra en desarrollo y pendiente en el obispado.

LOS MAS VISTO