Directora nacional del Senadis, María Ximena Rivas:

“No somos un país inclusivo, pero vamos camino a la inclusión”

La autoridad nacional visitó Talca para promover los liderazgos en personas con discapacidad intelectual

  1675   Política   Anaís Duque
“No somos un país inclusivo, pero vamos camino a la inclusión”

Para unos son barreras arquitectónicas y, para otros, de inclusión. La discapacidad se presenta de diversas formas. Quienes la viven, junto a sus familias, enfrentan una sociedad que todavía le queda un largo camino por recorrer, en cuanto a inclusión y dejar de lado el asistencialismo. Por ello, la directora nacional del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), María Ximena Rivas, comentó cuales son las políticas que se emplean para garantizar su inserción y autonomía dentro del país, en entrevista con Diario El Centro.

 

¿De qué trató su visita a la capital maulina?
“Efectivamente, el objetivo de la visita era, principalmente, participar en estas primeras escuelas de liderazgo que tenemos por el PaísDI. Es un proyecto nuevo que se enmarca dentro del programa de participación del Senadis. Lo que se busca es que la persona con discapacidad tenga una participación activa en la comunidad. Este programa, si bien ya tiene algunos años, estaba con un enfoque que, a vista de nosotros, no tenía un impacto mayor, porque se trabajaba con comunidades muy pequeñas”.

 

¿Cuál es el grado de participación de las personas con discapacidad en el plano laboral y educativo?
“Cifras exactas no las hay. La última encuesta Casen, la verdad que, por primera vez, midió la variable de discapacidad. Si bien Casen es una encuesta que busca la caracterización socioeconómica de las personas, en este último ejercicio se incorporaron las preguntas. Son seis preguntas del Washington Group, las cuales internacionalmente están consensuadas para identificar las discapacidades, con mayor grado de tipo funcional.


Al identificar discapacidad en estos grupos, se detecta que, en el ámbito de la educación, en el promedio de las personas sin discapacidad, más o menos, el 34% no ha terminado sus estudios medios, pero en las personas con discapacidad, este número sube al 65%. Entonces, tú vas viendo, que las brechas son importantes.


Ello se contrapone con que, debido a la ley de cuotas de inclusión laboral, existen resultados bastante optimistas. En el fondo, nos muestra que del último reporte que nos entregó la Dirección del Trabajo, hay más o menos 13 mil personas con discapacidad que, hoy día, están incorporadas al mundo laboral”.

 

¿Cómo trabajar para hacer efectiva esa inclusión laboral?
“Hay que ir trabajando en distintas líneas y, entre ellas, se cuenta generar competencias laborales para que las personas con discapacidad puedan hacer lo que quieran hacer. Allí también ha habido algunos programas que fomentan la capacitación. Por un lado, incentivaban a capacitar personas con discapacidad, pero se cometía un error, que era que se creaban cursos estándar, creyendo que todas las personas con discapacidad quieren, por ejemplo, trabajar en un call center, asumiendo que es como lo único que ellos podrían hacer”.

 

¿Qué perfil regional se puede dar de la última encuesta Casen?
“La encuesta señala que el 22% de los hogares del Maule tienen alguna persona con discapacidad. Es decir, casi un cuarto de los hogares de la región tienen a alguna persona con discapacidad, y recalco que son discapacidades más moderadas y severas.


Por lo tanto, no es menor la cantidad. Del total de la población, esto se traduce en un 9,1%, que son los que tienen este grado de discapacidad. Eso nos muestra, digamos, sobre todo si estamos hablando de esta discapacidad un poco más severa, que hay que hacer un esfuerzo importante y urgente en adaptar los espacios, que haya accesibilidad.


La gran barrera para participar, en el caso de la discapacidad intelectual, a veces son más actitudinales. En el fondo, tú necesitas cambiar actitudes para relacionarte con las personas con discapacidad intelectual. Pero, para las otras personas con discapacidad física o visual, las principales barreras son arquitectónicas”.

 

En cuanto a accesibilidad universal. ¿Cómo trabajan para hacer ciudades más accesibles para personas con discapacidad física?
“Aquí hay que separar las cosas. Lo primero es que ya está la norma, la ley existe, que es el decreto 50 del Ministerio de Vivienda, el cual obliga a que todos los espacios que pueden ser públicos o privados, pero que son destinadas al uso público, tienen que ser accesibles. Esos plazos están vencidos y la ley ya está vigente.


El problema es que, bueno, no es algo que tú puedes percibir que todos hayan cumplido. Y la ley establece que, en el fondo, son las propias personas -cuando ellas sienten que no pueden acceder a un lugar porque no hay accesibilidad- que tienen que ir al juzgado de policía local y poner una denuncia.


Si bien eso ya va por un carril, muchas veces es un poco engorroso, por lo cual, las personas a lo mejor no denuncian, porque también hay un desgaste importante. Lo que estamos haciendo hoy día, con un programa de accesibilidad que tenemos, es generar conocimiento, porque la gran dificultad para hacer accesibilidad hoy día, es el desconocimiento. No tenemos suficientes profesionales que entiendan cómo hacer accesibilidad”.

 

¿Qué tan cerca se está de una verdadera inclusión?
“Nosotros creemos que nos falta todavía mucho, diría que no somos un país inclusivo, vamos camino a la inclusión. Por lo menos, ya se está entendiendo el concepto y que haya una mayor preocupación, pero todavía nos falta”.

LOS MAS VISTO
...
Cayó peligroso delincuente en Linares

15 Octubre a las 21:58   4054