Viernes, Junio 21, 2024
Viernes, Junio 21, 2024
ad_andes
ad_andes_m

[CRÓNICA] Ley CATI: la contienda contra exceder los 50 km/h

En un lado de la balanza, las leyes de tránsito se endurecen, mientras que en el otro, los vehículos tienen cada vez más potencia. En esta crónica, una aproximación a lo que es la recientemente promulgada Ley CATI (Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones).

Hay tres piezas fundamentales en el siguiente suceso: un conductor, exceso de velocidad y víctimas cruzando correctamente por un paso peatonal. El desenlace fue funesto, tal como las piezas lo anticipaban. El accidente tuvo lugar en la Ruta 115 que une Talca con San Clemente, en diciembre de 2019, cuando una madre con sus hijos de cuatro y siete años recibieron el impacto de un vehículo circulando a una velocidad excesiva. Ambos menores fallecieron, uno de manera instantánea y otro en el centro asistencial.

En abril de 2022, plena semana santa, un gigantesco taco en la Ruta 5 a la altura de Camarico se origina tras un choque múltiple entre un camión y vehículos menores. Fueron horas, un atasco que obligaba a los conductores a apagar el motor, incluso algunos se quedaron dormidos. De nuevo, el exceso de velocidad es parte de la ecuación, y es así como este factor determina en los resultados de los infortunios vehiculares.

La región del Maule concentra un gran porcentaje de accidentes viales en el país. Si se analizan los datos entregados por Conaset, entre 2006 y 2021, la cifra total de esta siempre se mueve entre el tercer o cuarto lugar con peores resultados, tanto en materia de siniestros como de fallecidos.

Conaset con datos de Carabineros de Chile

El Maule registró casi siete mil siniestros viales.

Ahora bien, lo anterior se concibe con la cantidad de habitantes de la región, que es una de las más habitadas de Chile, sin embargo, la totalidad es muy cercana a las otras regiones como el Biobío y Valparaíso. Esta situación puede indicar que, efectivamente, el Maule tiene un alto número de malos y osados conductores, sobre todo, en la Ruta CH-115 y en la ruta que une San Javier con Constitución.

Un dato aún más  es que el exceso de velocidad y el no uso del cinturón de seguridad son unas de las principales causas de muerte en el país, tanto para un conductor como para un peatón, además, el primer factor siempre puede agravar las lesiones de los que han tenido más suerte. Tan solo basta imaginar la combinación de estas dos para darse cuenta de la gravedad del asunto.

El año pasado, que no está contemplado en la tabla anterior, cerró con la mayor cantidad de personas fallecidas en accidentes viales en 14 años.

Promulgación de una ley necesaria

Lo anteriormente señalado (un grano de arena considerando todos los fallecidos por accidentes en el país), es parte de una problemática general, o si se quiere, un presagio para la creación de una ley que haga caer estas lamentables cifras. Es la ley CATI, cuyo nombre se debe a la abreviación de Centro Automatizado de Tratamientos de Infracciones, la cual se promulgó el 1 de abril. En una eventualidad positiva, se podrá prevenir que muchas personas pierdan su vida o resulten lesionadas producto del exceso de velocidad.

Su implementación asegura que el objetivo no es recaudar fondos ni infraccionar a diestra y siniestra, ya que la estrategia principal es dejarle el trabajo a cámaras que detecten faltas, las cuales estarán a conocimiento público y debidamente señalizadas. Esto significa que el trabajo de Carabineros se verá facilitado y se podrán centrar en otras tareas de seguridad vial. Cabe destacar también, que detectará a vehículos que crucen con semáforos en rojo y que usen indebidamente las vías exclusivas.

Plan piloto y un resultado excesivo

La ley ya contó con un plan piloto, el cual tenía su “sede” programada en una esquina de la comuna de Providencia, en Santiago, específicamente en las intersecciones de Avenida Andrés Bello con Nueva de Lyon, un sector muy transitado y con una máxima permitida de 50. De hecho, la primera vía señalada tiene más de tres pistas por sentido (también es reversible), y claro, al ser una calle ancha en demasía, los conductores pueden sentir una mayor sensación de libertad de velocidad, nada muy diferente a lo que ocurre en la Avenida San Miguel de Talca.

El plan fue implementado por 35 días, y el ojo fotográfico era muy semejante al sistema oficial. En este contexto, entre las 22:00 horas y las 9:00 de la mañana siguiente, de 348 mil vehículos observados, casi 95 mil circularon a exceso de velocidad por aquella esquina, incluso uno fue detectado a más de 130 kilómetros por hora.

A propósito de lo anterior, es importante recordar los parámetros que existen para catalogar las faltas del tránsito en temas de velocidad: superar entre 1 y 10 km/h el límite permitido se considera menos grave, superarlo entre 11 y 20 km/h se considera grave y superarlo a más de 20 km/h se considera gravísimo.

Una mirada muy optimista es la que le da el ministro principal de esta historia, Juan Carlos Muñoz (MTT), quien recalca que 600 personas al año evitarán la muerte. Todo basado en miradas hacia lo internacional, donde se atestigua una baja significativa después de implementar este sistema de control.

“En Chile mueren todos los años aproximadamente 2.000 personas por siniestros viales, un promedio de seis personas diarias, y eso es lo que nos convoca en esta ley: a través de un control automatizado de las infracciones de tránsito, vamos a poder reducir cerca de un 30 por ciento de esos fallecimientos. Es decir, producto de la implementación del control automatizado, hay seiscientas personas cada año que deberían dejar de fallecer”, sostuvo el ministro durante la exposición de los resultados.

Héctor Jaramillo, pieza importante de Mutual de Seguridad, también sostuvo una opinión basada en los hechos: “Los datos capturados por este piloto no hacen más que preocuparnos y reforzar la necesidad de contar con un Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones, para que se genere un impacto real en la mejoría de la seguridad vial”.

¿Y dónde estarán las cámaras?

El Centro quiso indagar con el SIAT de Carabineros para tener algún tipo de conocimiento parcial respecto a las futuras locaciones de estas cámaras, sin embargo, estas aún no son publicadas, y todo parece indicar que esto se sabrá cuando comience a regir la ley, antes del 10 de julio del presente año.

ad_avisos_legalesad_avisos_legales
ad_whatsapp_canalad_whatsapp_canal
Sigue informándote