Sábado, Abril 13, 2024
Sábado, Abril 13, 2024
ad_andes
ad_andes_m

Cambio climático incrementa peligro de plagas

Nuevos estudios sostienen que las nuevas pautas meteorológicas afectan de manera distinta a los insectos

Invasores y sus enemigos naturales, generando entre ambos una desincronización.

El cambio climático no solo aceleró el ritmo de reproducción de las plagas que

afectan las plantaciones agrícolas, sino que también alteró los ciclos de sus enemigos

naturales.

“Los insectos que se alimentan de las plagas o que eliminan a los invasores poniendo

huevos dentro de ellos, les cuesta un poco más adaptarse al cambio climático. Tenemos

que ver cómo podemos optimizar este control biológico, porque las poblaciones de plagas

aumentadas, superan a los invasores que están desincronizados”, dijo la Doctora en

Ciencias, Margarita Correa, miembro del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del

Maule (CIEAM), perteneciente a la UCM.

“Ahora los inviernos son más benignos. Agrícolamente hablando tenemos un déficit de

frío de 25 a 30 por ciento respecto a otros inviernos y, por lo tanto, las plagas y sus altos

niveles poblacionales superan estas condiciones adversas, pudiendo doblar su número en

temperaturas elevadas. Podemos impulsar la adaptación de los enemigos naturales por

vía moleculares o estudios de comportamiento”, señaló la investigadora en ecología

molecular.

La agricultura moderna entiende al control biológico como una alternativa a los

fumigantes, resistidos tanto por la academia como por los consumidores, cada vez con

más conciencia ecológica.

“Las plagas están ampliando su rango geográfico y alcanzando lugares fríos donde no

llegaban por condiciones adversas y todo esto ocurre super rápido. Se han hecho estudios

de campo para ver cuáles son los enemigos más abundantes”, manifestó la académica.

Correa, experta asimismo en genética de poblaciones y biología de la invasión, participa

en un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y

Tecnológico, Fondecyt, que intenta precisamente dotar de mayor eficiencia al control

biológico de plagas en frutales y viñedos, en contexto de escasez hídrica.

La iniciativa, conocida como “Octopus”, es liderada por el investigador del Instituto de

Ciencias Biológicas de la Universidad de Talca, Christian Figueroa.

“Octupus, que significa ‘pulpo’, es un acrónimo del nombre del proyecto y nos gustó

porque evoca a los brazos que unen a los distintos participantes. La idea es que a través

de colaboraciones nacionales e internacionales, podamos unir fuerzas y optimizar el

control biológico de plagas”, precisó la ingeniera agrónoma.

El esfuerzo cuenta igualmente con la cooperación de los académicos de la UCM y la

Universidad de Chile, Hugo Benítez y Luis Castañeda, respectivamente; y científicos de

Francia, Uruguay, Estados Unidos y Turquía.

ad_whatsapp_canalad_whatsapp_canal
Sigue informándote