Lunes, Abril 22, 2024
Lunes, Abril 22, 2024
ad_andes
ad_andes_m

El propósito de la vida y el empoderamiento

Paula Barrios Goio. Propulsora del empoderamiento femenino, Metropolitan Chair Financial Empowerment G100. Socia de empresa de asesoría e intermediación financiera Bcorp Spa. Relatora de talleres de educación financiera para emprendedores, Co Founder de la Corporación Impulsa Vichuquén, Mentora en ChileConverge.

Quiero comenzar esta columna saludando, en relación al 8M, a esas mujeres que comenzaron en 1857, a pavimentar el camino para llegar donde estamos, mis respetos a todas ellas. Todavía queda muchísimo por hacer, por seguir construyendo juntas, no bajemos los brazos y sigamos luchando por las generaciones que vienen detrás de nosotras.

El camino del empoderamiento económico femenino, es lo que nos permitirá cimentar la libertad y confianza para tomar las riendas de nuestras vidas, para ir tras este objetivo considero que otro de los pilares fundamentales de lograr el empoderamiento, se relaciona con el propósito y la fuerza que le damos a nuestra vida.

Cuando encuentras aquella razón para levantarte en la mañana a perseguir tus sueños, esos momentos en que no te das cuenta del horario y no le das espacio al cansancio porque estás haciendo lo que te apasiona, es ahí donde entendemos que encontramos nuestro propósito. Ese objetivo es tan fuerte, que te lleva a tomar el impulso para hacer lo necesario para cumplir lo que te pongas como meta.

Hace unos días almorzaba con unas amigas y me comentaban del cambio que veían en mí y la verdad es que estoy consciente de ello, ya que decidí tomar el camino de empoderarme. Cuando me di cuenta de mi propósito y fui capaz de darle forma y trazar una ruta, afloró la fuerza necesaria que ha sido mi motor este último tiempo, como una fuerza subterránea.

Cuando uno trata de explicar este impulso, se puede hacer la analogía del tren en marcha, si el rumbo es constante y la velocidad también, es muy probable que si le ponemos una pared al frente seremos capaces de atravesarla. Ahora, si el tren está detenido, por mas ganas y empeño que le pongas, no lograrás atravesar el obstáculo. Entonces, el desafío es comenzar a rodar.

Existe una isla en Japón llamada Okinawa. En esta localidad las personas son centenarias y saludables, pues tienen una filosofía de vida que gira en torno el propósito o Ikigai, donde ellos mismos declaran que es la razón que les permite vivir felices, por más tiempo y con muy bajas presencias de enfermedades. También dicen que, si no tienen este propósito, es probable que mueran. En Nicoya, un pueblo en Costa Rica, sucede lo mismo, donde lo llaman plan de vida y viven saludables y sobre los 100 años.

El Ikigai se compone de 4 búsquedas para encontrar tu pasión: primero, eso que te gusta hacer; segundo, eso que el mundo necesita; tercero, eso que hago y que me pueden pagar y cuarto, eso que se te da bien hacer.

El propósito de la vida o Ikigai, se relaciona con el proceso del empoderamiento, ya que a través de varios aspectos esta filosofía impactará directamente en la claridad y la dirección que tomaremos en nuestras vidas, mejorando la autoestima, la determinación con que nos desenvolveremos, la contribución que daremos al mundo que nos rodea y lo más importante: seremos fiel a uno mismo, todo esto nos permitirán tomar decisiones con perspectiva y foco que anhelamos.

Desde la perspectiva del empoderamiento económico también tendrá una implicancia, ya que este propósito influirá en mis objetivos financieros, dándonos la autonomía necesaria para tomas decisiones que se traduzcan primero en un orden en las finanzas y perseguir el alcanzar nuevos recursos. Aspirar a una nueva estabilidad económica, donde podamos ver nuevas oportunidades y capacitarme en las áreas que veamos debilidades, lograr un circulo virtuoso de empoderamiento financiero.

En lo personal declaro que he descubierto mi propósito y quizás para su asombro, no ha sido hace mucho tiempo. Nunca es tarde, considero que es muy necesario, intentar parar un momento nuestras vidas y seguir con esta filosofía, u otra que nos haga sentido, que nos ayude a lograr el empoderamiento día a día. Nunca quedarse con las explicaciones, “soy mayor ya para hacerlo” o “soy muy joven y no lo necesito todavía”, si pudiera volver el tiempo atrás, le diría a mi yo de 20 años: ¿qué es lo que te hace levantarte feliz todos los días?

Quizás no vivamos los 100 años que logran en la isla de Okinawa, pero seremos felices haciendo lo que nos gusta el tiempo que sea necesario.

ad_whatsapp_canalad_whatsapp_canal
Sigue informándote