Sábado, Julio 20, 2024
Sábado, Julio 20, 2024
ad_andes
ad_andes_m

Cuenta Pública Presidencial 2024, Primera Parte

Dr. Emilio Moyano Díaz, Académico de Excelencia, Universidad de Talca.

¿Qué ha logrado el Gobierno este último año? La Cuenta leída incluyó 6 temas: Garantizar el derecho a la seguridad; Aumentar el crecimiento y de mejor manera; Avanzar hacia una sociedad de cuidados; Nutrir el desarrollo de la educación, la cultura y el deporte; Alcanzar un desarrollo justo y resiliente; Proteger y ampliar los derechos humanos y la democracia. Desprendió 61 propuestas que se encuentran en la página oficial del Gbno. (internet).

Podemos analizar esta Cuenta según el verbo conjugado, entendiendo que lo efectuado se redacta en pasado o en presente, y las promesas se redactan en futuro. Estas últimas, como toda expresión de deseos no son más que eso, muy especialmente, cuando no se tiene mayoría en el Parlamento y cuando las capacidades para generarlas son magras, salvo cuando a la oposición les ‘van bien’ (las numerosas aprobadas en seguridad, por ejemplo). Ojalá se cumplieran las promesas, pero todo parece indicar que no hay motivos para esperar que la oposición cambie y se avenga a apoyarlas, y menos cuando este gobierno ya está cerrando su período. Muy lamentablemente, las promesas -lo redactado en futuro- y no las realizaciones constituyen el grueso o la mayoría de su discurso (75%).

Por otra parte, el contenido y acentos del discurso dan la impresión que el Presidente intentó conjurar dos cosas: la lograda inestabilidad que S. Depolo (actual embajador en Brasil) anunció que introducirían al país al iniciar este Gbno. y que tan cara le ha resultado al país. Y, la debilidad en la gestión. Así, el discurso y personeros remarcan que un principal logro es dar estabilidad al país, pero a los ciudadanos esto les resulta muy extraño, toda vez que la inestabilidad propia de la inseguridad -ante el delito, la salud, la educación, y otras- y las fracturas en el tejido social y en el liderazgo han sido lo característico de este Chile anómico. Y en gestión -una segunda gran debilidad-, aún no se enfrenta con el vigor ni eficacia suficiente las listas de espera para 300 mil cirugías en el sistema público de salud, y miles de otras para simples consultas. Expertos dicen que la oferta económica hecha para resolverlo es claramente insuficiente. Y para que decir la debilidad en la gestión de las comunicaciones del gobierno. En el discurso de la Cuenta se repite esto de querer que el Parlamento y la sociedad discutan ciertos temas. Pero lo que se necesita es gestión, toma de decisiones, ejecución, formulación de leyes o de gestión de Gbno., siendo obvio que cuando se requiere habrá discusión parlamentaria, y eventualmente ciudadana.

¿Qué se puede celebrar entonces de esta Cuenta?

Ud. tendrá su propia opinión querido lector(a), y juzgará por si mismo. Por mi parte solo quisiera celebrar que al menos no hay contumacia, que el discurso cambió desde la primera cuenta hasta ésta, siendo digno de aplauso lo que no parecía para nada evidente: que predominara el principio de realidad, moviéndose hoy hacia la seguridad y el crecimiento económico, dos ejes que el ex Ministro Enrique Correa advirtió como fundamentales para el éxito, temprana y visionariamente, al inicio de este Gbno. Lo demás, es un variopinto conjunto de promesas que varían en importancia según sea el grupo social al que afecta.

Primer eje central, seguridad. Está claro que no tenemos seguridad y que el temor nunca había sido tan alto. Se promete aumentar dotaciones policiales, en carabineros y la PDI, y modernizar carrera en ésta última. Regresar 1000 carabineros desde lo administrativo al terreno. Elevar gratificaciones de riesgo para la policía y presentar un proyecto de ley para aumentar la posibilidad de quienes se coluden terminen efectivamente en la cárcel junto con un plan Maestro de Infraestructura Carcelaria el segundo semestre, para enfrentar el aumento de la población penal y su hacinamiento. Mejorar el equipamiento, como la instalación de los inhibidores de señales telefónicas (ya implementados en las principales cárceles de la Región Metropolitana ¿esto es como para una Cuenta Presidencial?).

También, crear el Ministerio de Seguridad, cuyo proyecto de ley sigue tramitación en el Congreso. A las carteras de Deporte, Educación, Cultura, Desarrollo Social, Vivienda y Mujer se les dotará de recursos para tareas de prevención del delito, buscando asegurar un trabajo integral e intersectorial para prevención en seguridad contra el crimen organizado.

Así, y aunque todo esto no asegura resolver el problema de la seguridad en el país (especialmente ante ausencias de: un sistema integrado de inteligencia, de control razonable en fronteras, de capacidad de ejecutar la orden de expulsión de más de 20 mil inmigrantes irregulares, de cárceles, y un largo etcétera), son condiciones sine qua non en democracia para afrontar la criminalidad, y ojalá haya capacidad de gestión para que estas iniciativas sean presentadas y se materialicen, y no queden -como muchas veces- solo como ´promesas de campaña’, y con la falta de agilidad a que nos han acostumbrados.

Segundo eje central, lo económico. Resulta indudable que la economía tiende a estabilizarse, habiendo signos positivos de recuperación que elevan el optimismo. Además ´se ha aparecido la Virgen’, ya que el precio del cobre está elevado. Sin duda que es relevante el aumento del sueldo mínimo en un 22%. Sin embargo, y solo a modo de comparación, durante el primer Gbno. de la Concertación -Aylwin- lo incrementó 77%, Frei R-T en el segundo en 73%, Lagos en el tercero en 27, 5%, y Bachelet y Piñera con 22% promedio en sus períodos. La estimación que al 2026 -al finalizar este Gbno.- la economía chilena habrá crecido anualmente por encima del promedio de los ocho años anteriores parece que no da, ya que si este año la economía creciera -como se proyecta-  2,7% y en 2025 2,5%, el cálculo sería más bien durante este Gbno. se avanzará sólo un modesto 1,8% (versus el 2,1% también modesto, aunque mejor, de Bachelet II y Piñera II).

Se promete que este junio se tramitará el proyecto de ley de equidad salarial para que las mujeres sean remuneradas en función de sus méritos y no en función de una discriminación de género, lo que sin duda de aprobarse será un importante avance. En gestión, se destaca la Digitalización de permisos sectoriales, donde le Estado ha aumentado desde alrededor de 30 permisos digitalizados a 146, esperándose este año alcanzar los 200. Una esperanza para los trabajadores, y junto con el logro de la disminución de una hora de trabajo semanal de este año, y que deseamos tenga un final feliz, es la promesa de iniciar un proceso de diálogo tripartito – autoridades, trabajadores y empresarios-, para a fin de año presentar al Congreso un proyecto de ley de negociación colectiva multinivel o ramal. 

En el plano de los derechos personales y de la mujer no se puede dejar de mencionar que se dará impulso a la ley sobre eutanasia y sobre aborto, ambas cuestiones propias de sociedades civilizadas y que personas mayores en especial, y mujeres respectivamente, agradecen profundamente. Y respecto del sistema político, también sería civilizatoria su modificación y, aunque se trató sólo de una mención leve y final en el discurso, abre la esperanza de contar nuevamente con uno más eficaz y eficiente, por el bien del País.

ad_avisos_legalesad_avisos_legales
ad_whatsapp_canalad_whatsapp_canal
Sigue informándote