Jueves, Junio 13, 2024
Jueves, Junio 13, 2024
ad_andes
ad_andes_m

Infertilidad en Chile

Dr. Andrés Acosta Acevedo, Ginecólogo Obstetra, Especialista en Medicina Reproductiva e Infertilidad

La infertilidad es una condición que afecta aproximadamente entre un 10 y 15% de la
población en nuestro país, existiendo diversas causas y condiciones. Se define como infértil
a aquella pareja que, luego de 12 meses de actividad sexual frecuente y sin protección, no
ha sido capaz de lograr un embarazo. Este plazo se reduce a 6 meses en aquellas parejas en
que la edad de la mujer es mayor a 35 años. También se considera infértiles a aquellas
parejas que, habiendo logrado un embarazo, han presentado pérdidas reproductivas a
repetición, no logrando seguir adelante con la gestación.


La infertilidad es un problema de pareja, por lo que resulta fundamental que ambos se
involucren en el estudio, diagnóstico y tratamiento de dicha condición. Actualmente, la
infertilidad es atribuible en aproximadamente un 50% de los casos a la mujer (factor
femenino) y un 40% al hombre, aunque con frecuencia se puede observar que ambos
componentes de la pareja pueden presentar alguna condición que condicione infertilidad.
Por otro lado, se estima que en un 10% de las parejas no se logra determinar el origen de su
infertilidad aún después de realizarse todos los estudios correspondientes.


Las parejas que padecen de esta condición suelen recorrer un camino arduo. Los
tratamientos pueden ser costosos tanto del punto de vista económico como físico y
emocional, por lo que una comunicación clara y fluida en fundamental en todos aquellos
que deciden consultar e iniciar un tratamiento. Se debe tener claro que no existe culpa de
ninguno de los componentes de la pareja: nadie “elije” ser infértil y, por lo tanto, no es
responsabilidad de ninguno padecer esta condición, debiendo ser enfrentada desde el amor,
el respeto y la comprensión mutua.


Una vez superada la etapa de estudio y diagnóstico, se plantean distintas alternativas de
tratamiento que dependerán del origen de su patología. En general, los tratamientos se
dividen en baja complejidad y alta complejidad. En ambos se realiza una estimulación
hormonal controlada que permita obtener óvulos que luego se intentará fecundar mediante
actividad sexual espontánea, dirigida o inseminación intrauterina (baja complejidad) o a
través de la aplicación de técnicas de laboratorio como la fecundación in vitro o ICSI (alta
complejidad).


Sin duda alguna, la infertilidad es una condición que preocupa y despierta día a día más
interés en las parejas en edad reproductiva, quienes ven con preocupación su futuro
reproductivo y cómo este se puede ver afectado por un sinnúmero de factores, como por
ejemplo los cambios en el estilo de vida, el estrés diario al que estamos sometidos, a la
necesidad de posponer los deseo de paternidad por diferentes razones (personales,
familiares o sociales) que inciden directamente sobre dicha decisión.


Por todo lo anterior, la invitación es a consultar precozmente para educar, estudiar,
diagnosticar e intentar ayudarles a lograr su objetivo de ser padres.

ad_avisos_legalesad_avisos_legales
ad_whatsapp_canalad_whatsapp_canal
Sigue informándote